Saltar al contenido
Un movimiento que encontró la inspiración en las páginas de la revista Vogue, y que se convirtió en una forma liberadora de autoexpresión e identidad para la comunidad queer.

Estilo de danza a medio camino entre el deporte de contacto y el arte escénico, el voguing debe su nombre a la famosa revista de moda Vogue, ya que en sus orígenes tomaba sus movimientos de las poses de las modelos que aparecían en sus páginas. Se caracteriza por la feminidad de sus movimientos, la claridad de sus formas y la liberación que fomenta su práctica.

Qué es el Voguing

El Voguing, también llamado Vogue dance o baile Vogue, es una forma estilizada y moderna de house dance originada en la década de 1980 que evolucionó a partir de la cultura ball de Harlem de la década de 1960.​ Obtuvo gran popularidad cuando apareció en la canción y el vídeo de Madonna Vogue (1990)​ y cuando se exhibió en el documental de 1990 “Paris is Burning” (Premio del Jurado en el Festival de Sundance de 1991). Una de las influencias más destacables del voguing proviene de la película documental Kiki (2016), en la que son representadas competiciones contemporáneas y la continuidad de la cultura ball.

Inspirada por los jeroglíficos del Antiguo Egipto, movimientos de gimnasia y en las famosas poses de modelos de la revista Vogue, el voguing se caracteriza por los movimientos que imitan a estas modelos con posturas angulares, lineales y rígidos del brazo, la pierna y el cuerpo.

Posiblemente el Voguing tenga algo en común con el breakdance. Ambos adoptan movimientos gimnásticos y de los jeroglíficos egipcios, buscan un cuerpo recto y posturas incómodas. Aunque, en este caso, llevado al extremo y con una gran feminidad. En su forma moderna, esta danza se ha convertido en un fenómeno global que continúa evolucionando estilística y demográficamente, ganando cada vez más adeptos en todos los géneros.

El vogue dance se ha convertido en un baile deportivo underground con presencia internacional y con importantes competiciones en diferentes regiones de los Estados Unidos y en todo el mundo. Y, aunque Nueva York sigue siendo la meca de la cultura ball, así como del voguing, existen distintas capitales regionales por todo el mundo donde este baile se ha extendido, y en las que han surgido y celebrado concursos inspirados en el voguing original de la ciudad de Nueva York. La cultura ballroom crece y suma cada vez más adeptos, atraídos tanto por las particularidades de la misma como por el atractivo de su estética y prácticas propias.

Vogue - Carolin Windel

El Voguing es libertad de expresión, lucha, arte, moda y personalidad en estado puro!!

Historia del Voguing

Los orígenes precisos del voguing son cuestionables. Muchos citan cierta historia en la que la performer drag americana Paris Dupree, al acudir a un club nocturno, mostró una revista Vogue e imitó la pose de algunas de sus modelos al compás de la música, provocando una competencia de baile y posando al ritmo de la música entre los demás participantes del club. Hay otros relatos que indican que este baile pudo haberse originado en la década de 1920 entre los reclusos afroamericanos de la Isla Rikers (Nueva York) cuando se travestían y bailaban a modo de diversión o para expresar su auténtica identidad. Pero lo cierto es que el voguing se sigue desarrollando continuamente como una forma de baile establecida que se practica en la cultura ball LGBT y en los clubes de las principales ciudades de los Estados Unidos y en todo el mundo, principalmente Nueva York y París.

Este estilo de baile surgió de los salones de baile de la cultura ball de Harlem, donde se congregaban las drag queens afroamericanas y latinas de principios de la década de 1960 y su tradición de criticar (“throw shade“) con un insulto sutil dirigido a otras reinas para impresionar a los jueces. Originalmente se llamaba “presentation” y luego “performance“.​

Con el paso del tiempo, la manera de hacer voguing cambió del “estilo antiguo” que enfatizaba líneas sólidas, la simetría y los ángulos cerrados al “estilo nuevo” de finales de los años ’80. El “estilo nuevo” trajo consigo una mayor fluidez y flexibilidad para practicar el voguing, añadiendo movimientos como el caminar de pato (sentarse sobre los talones y patear conforme avanzas hacia adelante con el ritmo), andar sobre la pasarela, giros y saltos (una caída dramática o controlada hacia el suelo, utilizada como una pausa completa para puntualizar el fin del baile). Hoy, el “estilo nuevo” abarca con movimientos rígidos, taconeo y entrelazados de manos, mientras que el Vogue Femme enfatiza el drama como poses ultra femeninas y trucos como caídas abruptas.

Vogue Femme

A pesar de la difusión del voguing en la cultura de masas y de su resonancia global, el movimiento no ha fracasado en sus intentos por mantener sus distintivos lenguajes y códigos. Casi 40 años después de su creación, el voguing está viviendo otro resurgimiento en la cultura popular. Y alrededor del mundo, las escuelas de baile le están enseñando a las nuevas generaciones cómo bailar al estilo Vogue, emulando a estrellas como FKA Twigs, Rihanna, Ariana Grande y Beyoncé, que han incorporado el voguing a sus actuaciones.

El poder del voguing reside en su habilidad para mantenerse cercano a sus raíces, incluso con el surgimiento de nuevos estilos y comunidades. Lo que comenzó en Harlem es ahora una comunidad global e integradora.

Finalmente, el voguing trata sobre la libertad para expresar tu ser más auténtico, para contar tu historia y adoptar cualquier identidad que desees. Y, tal vez, proyectar algo de sombra en el proceso.

Estilos de Vogue Dance

Estilo Clásico (Old Way): Se caracteriza por la formación de líneas, la simetría y precisión en la ejecución de las formaciones con gracia. Los jeroglíficos egipcios y la moda plantean servir como las inspiraciones originales para Voguing. En su estado más puro es un duelo entre dos rivales.

Estilo Moderno (New Way): Se caracteriza por movimientos rígidos, junto con contorsiones de las extremidades en las articulaciones y “control de armas” (ilusiones de la mano y la muñeca, que a veces incluye Tutting y Locking). También se puede describir como una forma modificada de la mímica en el que las formas geométricas imaginarias, como una caja, se introducen durante el movimiento y se desplaza progresivamente en torno al cuerpo de la bailarina para mostrar la destreza del bailarín y la memoria. El New Way implica una flexibilidad increíble, además es más dinámico que el Old Way por incluir “transiciones” entre pose y pose.

Vogue Femme: Esta variante es la fluidez en su forma más extrema, con movimientos femeninos exagerados influenciados por el ballet, el jazz y la danza moderna. Los estilos de las interpretaciones de Vogue Fem van desde Dramatics (que enfatiza acrobacias, trucos y velocidad) hasta Soft (que enfatiza las continuas gráficas, bellas y fáciles de fluir entre los elementos que componen la variante).

Cómo hacer Voguing

Al competir en una Vogue Femme Battle, los concursantes deben presentar los movimientos (o pasos básicos del Voguing) de una manera entretenida. Estos son los elementos de Vogue Femme.

  • Duckwalk: Su nombre se debe a la ejecución que parece el andar de un pato, que implica ponerse en cuclillas sobre los talones e ir dando patadas mientras se avanza con el ritmo.
  • Catwalk (o Runway): Es la forma femenina exagerada de andar cruzando las piernas una sobre la otra y moviendo las caderas de lado a lado, mientras las manos se bambolean de forma opuesta a las piernas.
  • Hands: Durante la perfomance el artista suele contar una historia mediante las ilusiones y los movimientos de sus brazos, muñecas, manos y dedos. Este es el componente de ejecución utilizado para criticar (“throw shade“). Por ejemplo, imitar una expresión de horror por la forma en que se ve la cara de los oponentes.
  • Floorwork: Este componente demuestra la sensualidad de los competidores mientras giran y se mueven en el suelo de tal forma que captan la atención de los jueces. Se realizan movimientos en el suelo utilizando principalmente las piernas, las rodillas y la espalda.
  • Spins and Dips (Giros y caídas): Este es el componente más vistoso del voguing. Se realizan giros con el ritmo y caídas en el suelo. La caída o “dip” se realiza hacia atrás sobre la espalda con una pierna doblada debajo. En ocasiones, cuando se hace en los dramatics, esta caída se denomina erróneamente “Death Drop” (caída de la muerte). Un giro o una caída sólo se realiza correctamente cuando se ejecuta con el clímax de la música.

La Cultura Ballroom y el Voguing en la actualidad

La cultura ballroom comienza a vivir un proceso de admisión en los consumos culturales de todos, motivado por razones que van desde la liberación de los límites culturales actuales a la recurrencia de las modas.

Voguing dip

No obstante, es probable que la mayor razón que explique mejor esta renovada visibilidad de la cultura ballroom se deba a su ecléctico apartado visual y su facilidad para convertirse en objeto viral en las redes. Y es que, de todos los elementos que componen la cultura ballroom, el más expresivo y espectacular de todos ellos es el voguing, el estilo de danza propio de los miembros de la cultura ballroom, que no sólo es la mayor atracción de las balls, sino que también triunfa en YouTube o Instagram.

Es en estas plataformas donde las hands performance de Aya y Bambi Sato, la famosa batalla entre Wonder Woman y Sailor Moon (Lasseindra Ninja e Inxi Prodigy) o los centenares de vídeos del canal Ballroom Throwbacks generan millones de visitas. En 2020 ya no podemos ignorar ni al vogue como danza LGBT, ni a la cultura ballroom como un subapartado de la cultura popular, y este es el porqué:

Espectacular batalla entre Inxi Prodigy y Lasseindra Ninja en la final de Vogue Femme en Streetstar 2013, Estocolmo

El voguing se practica en el ballroom, denominado así por las competiciones o balls que se celebran de forma periódica, y que a su vez representa un espacio de diversidad e inclusión sin precedentes para sus integrantes, que acuden a ellas para competir y demostrar que son los mejores pero también para poder expresarse con libertad. La celebración de balls se puede rastrear hasta los años ’20 del siglo pasado, si bien no fue hasta décadas después cuando se formó la escena tal y como la conocemos hoy en día.

De los diferentes estilos de voguing, el Vogue Femme es el que mayor calado tiene actualmente en la escena ballroom, el cual se puede practicar de una forma dramática (dramatics) o más grácil (soft and cunt), y en el que se reconocen cinco elementos que se suceden de forma libre (catwalk, hands performance, duckwalk, floor performance y spin and dips; es decir, pasarela, manos, bailar en cuclillas, suelo y giros y caídas).

Vogue Ballroom

El voguing, que se originó de forma casi orgánica desde las primeras balls, se perfeccionó a finales de la década de los ochenta y ha evolucionado hasta lo que es hoy: un baile que se ha alejado de ese estilo old way pero que mantiene su esencia, significado y relevancia, dentro y fuera de la escena.

Ballroom, Balls y Voguing

La palabra Ballroom se traduce literalmente como baile de salón y hace alusión a los bailes que en la antigüedad celebraba la nobleza en sus espectaculares salas de baile. El Ballroom Dance o Dance Sport es considerado actualmente como un deporte y los bailarines como atletas.

Ballroom es la modalidad de baile de competencia internacional. Fue creada en Europa con el fin de estandarizar la danza al punto de poder bailar libremente con cualquier pareja de baile. 

Las batallas de voguing son las más esperadas de las balls, donde se suceden decenas de categorías entre las que también destacan:

  • Runway (mejores andares en una pasarela).
  • Realness (capacidad de hacerte pasar por una persona cishet).
  • Face (belleza de tu rostro).
  • Sex Siren (capacidad de excitar).

Por si no fueran suficiente, debido a la gran diversidad que puebla el ballroom y, dependiendo del número de participantes, es habitual que en las competiciones se abran categorías según las identidades reconocidas por el sistema sexual y de género de la cultura ballroom, un total de seis: 

  1. Butch queens (hombres gays).
  2. Femme queens (mujeres trans).
  3. Drags (hombres gays vestidos de mujer).
  4. Women (mujeres cis). 
  5. Men (generalmente, hombres cishet). 
  6. Butches (hombres trans o mujeres con apariencia masculina).

Si bien no siempre se abren categorías para todas ellas, y en ocasiones se juntan en una competición open-to-all conjunta o se aglutinan algunas de ellas (por ejemplo, female figure).

Vogue culture ballroom

Además, en algunas competiciones como las de vogue dance, también se pueden llegar a abrir categorías según el estatus de los participantes en la escena ballroom: 

  1. Virgin o Beginners (para principiantes que se estrenan en el ballroom).
  2. Normal (para los denominados statements y stars).
  3. Legendary (para legends o icons que hayan recibido ese estatus tras muchos años participando en la escena).

En cada categoría, los aspirantes primero deben conseguir la aprobación (tens) por parte de los jueces, para después enfrentarse en batallas de uno a uno por el premio. Así, las balls pueden alargarse durante horas, pero se garantiza que todo el que quiera pueda participar a su manera.

Vogue Ball

No obstante, el ballroom es mucho más. En él no sólo intervienen los participantes de cada una de las categorías, sino también:

  • Los promotores y sponsors, que garantizan la viabilidad de las competiciones.
  • Los jueces, que determinan a los ganadores.
  • Los DJ’s, que pinchan beats de vogue (como MikeQ o Vjuan Allure).
  • Los MC’scommentators (como Kevin JZ Prodigy o Precious Ebony), que animan a que los participantes den lo mejor de sí.
  • El público, que “canta” los nombres de las houses o “casas” para apoyar a los bailarines.
  • Y numerosas personas que están detrás de algunas de las costosas producciones que se ven en las pasarelas y que sirven a su vez como diseñadores, peluqueros y estilistas.

Una ball es, al fin y al cabo, un espectáculo en el que todos intervienen, ya que es el motor que mantiene viva tanto la comunidad como su cultura.

Las balls son una celebración, pero al mismo tiempo se sustentan en un sistema de apoyo mutuo entre sus miembros. Por ello la cultura ballroom no puede olvidarse de la homofobia, transfobia y racismo que les oprime y marginaliza como comunidad.

Campaña de igualdad de Nike 2017, protagonizada por Leiomy Maldonado

Canciones para hacer Voguing

Estas son, a modo de ejemplo, algunas de las muchas canciones que pueden utilizarse para practicar Voguing y que te recomendamos. Y, aunque sobre gustos no hay nada escrito, te animamos a que las pruebes para que puedas practicar tu baile favorito con mayor diversión!

  • Jessie Ware – ‘What’s Your Pleasure?’:

Jessie Ware ofrece su propia visión de la música de baile del pasado, en su caso para evocar el glamour y espíritu hedonista de las mejores discotecas de Nueva York durante los años 70.

La nostalgia de ‘What’s Your Pleasure?’ nos lleva a esos lugares y también a las «ball rooms» retratadas en series como ‘Pose‘. Un auténtico balazo de pop bailable por el que asoman ecos al Prince de ‘Controversy‘ o a la Janet Jackson de ‘Control‘, así como también a los ritmos y sintetizadores del acid house que sonaba en los clubes gays underground de la época. Un implacable hit de dance-pop elegante, cuyo estribillo parece hecho para subir el autoestima un 200%, como mínimo, e invita a hacer «voguing» delante del espejo:

Videoclip del tema What’s Your Pleasure? de Jessie Ware
  • Skalp – Voguing:
  • Kevin Aviance – Cunty:
  • Masters at Work – The Ha Dance:
  • GRIPS Theater – Voguing:

Dónde dar clases de Voguing:

Clases de Voguing online

Siempre es más recomendable que un buen profesor pueda formarte de manera presencial y profesional, pero hay ocasiones en las que no se pueden acceder a estas clases por motivos económicos, distancia, falta de tiempo, etc… Afortunadamente, en estos tiempos tenemos Internet como herramienta muy potente al alcance de nuestra mano, ya que nos brinda la posibilidad de poder acceder a plataformas de vídeos con contenidos de todo tipo. En Youtube, puedes encontrar muchos vídeo tutoriales para aprender los elementos básicos del Vogue y el Voguing en general.

Otro recurso de valor añadido son las redes sociales, donde puedes obtener bastante información. Por ejemplo, en Facebook hay bastantes ofertas para poder dar clases de Voguing. A modo de ejemplo, tenemos el perfil de VogueBCN.

También, desde Barcelona, podremos disfrutar de los talleres gratuitos de Voguing que imparte el Ayuntamiento a través del “Aula Virtual Astilleros“. El próximo taller virtual será desde el 6 de julio al 20 de julio de 2020, pero se recomienda consultar calendario para futuras sesiones online.

Clases de Voguing Madrid

  • Studio 11 Madrid. Con dos centros en Madrid (Zona Avda América y Hortaleza), Studio 11 cuenta con la reconocida profesora y campeona internacional de Vogue Silvi Mannequeen. Además de Vogue dance, también enseñan Waacking, entre otros estilos. Sin gastos de matrícula.
  • Stravadanza Madrid. Situada en la zona de Vista Alegre, Stravadanza cuenta con una sala de tamaño grande y dos de tamaño medio donde poder practicar y aprender cómodamente tu baile favorito. Consulta las diferentes ofertas y abonos.

Clases de Voguing Barcelona

  • Street Dance Area. En L’ospitalet de Llobregat tienes la opción de dar clases de Vogue & Waacking. Esta escuela de baile, especializada en danza urbanas, cuenta con una oferta variada que se adapta a tu estilo de vida. Además, dan la posibilidad de competir junto a sus grupos en los campeonatos de baile más prestigiosos.
  • Centre Civic Drassanes: El Ayuntamiendo de Barcelona imparte clases gratuitas de Voguing a través de la experta profesora de baile Liliya Tolkun. El próximo taller presencial será del del 9 de julio al 23 de julio de 2020, pero se recomienda consultar calendario y disponibilidad para futuros talleres.
  • Barcelona Funky Training es una sesión musical principalmente dirigida a la comunidad de las Danzas Urbanas y a todo lo relacionado con ellas. Estas sesiones se llevan a cabo en equipamientos socio-culturales como centros cívicos y espacios jóvenes de la ciudad.
Tutting